Extradiciones Honduras

Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu respaldo a Juan Orlando Hernández en el negocio de armas y drogas según medio israelí

juan orlando y benjamin netanyahu

Una fuerte acusación a caido sobre el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanhayu a quien un medio de ese país lo acusa de respaldar a Juan Orlando Hernández en el trafico de armas y de drogas a Estados Unidos.

Según una columna publicada en el medio HAARETZ, Benjamin Netanyahu colaboró con Juan Orlando Hernández proporcionando armas para reprimir a la oposición y facilitar el trafico de drogas.

A continuación te dejamos la nota de opinión  publicada.

OPINIÓN | A pesar de las gravísimas acusaciones contra el entonces presidente hondureño, los gobiernos israelíes continuaron suministrándole armas que fueron utilizadas para reprimir a sus opositores y traficar drogas a los Estados Unidos.

Alrededor de las 14:30 horas del jueves 21 de abril, despegó de la capital hondureña, Tegucigalpa, un avión perteneciente a la Administración para el Control de Drogas de EE.UU., que transportaba al expresidente Juan Orlando Hernández para ser juzgado en Manhattan por tráfico de drogas y armas de fuego.

Esto marcó el final de la carrera política de Hernández, quien fue elegido presidente por primera vez en unas elecciones turbias en 2013 luego de un golpe militar en el que el presidente anterior fue arrestado y exiliado a Costa Rica mientras aún vestía pijamas.

Según un comunicado del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Hernández está acusado de participar “en una conspiración corrupta y violenta de narcotráfico para facilitar la importación de cientos de miles de kilogramos de cocaína a Estados Unidos. Hernández supuestamente recibió millones de dólares para usar su cargo público, las fuerzas del orden público y el ejército para apoyar a las organizaciones narcotraficantes en Honduras, México y otros lugares”.

El fiscal general Merrick Garland declaró: “Se alega que Hernández usó sus amplios poderes políticos para proteger y ayudar a los narcotraficantes y líderes de cárteles, alertándolos sobre posibles interdicciones y sancionando la violencia fuertemente armada para apoyar su tráfico de drogas”.

Hernández está acusado de haber usado dinero del narcotráfico para financiar su campaña política y, después de ser elegido, presuntamente explotar el dinero del gobierno hondureño, junto con recursos policiales y militares, para avanzar en sus planes de tráfico de drogas.

Con respecto a las elecciones de 2013 y 2017, Hernández está acusado de haber dado instrucciones a sus cómplices para que sobornaran a políticos y funcionarios electorales usando ingresos del narcotráfico para asegurarse la victoria. Durante un proceso judicial en Estados Unidos, un contador testificó que escuchó a Hernández decir: “A los gringos les vamos a meter la droga por las narices y no se van a dar cuenta”.

Si hubiera algo de justicia en el mundo, el avión de la DEA debería haber hecho una escala en el aeropuerto Ben Gurión para recoger al ex primer ministro Benjamín Netanyahu, y a los ministros de su gobierno y funcionarios de los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa que ayudaron a Hernández a sobrevivir en el poder tanto tiempo. como lo hizo.

Si no fuera por los estrechos vínculos de Hernández con Netanyahu y las negociaciones que Israel entabló en torno al traslado de la Embajada de Honduras a Jerusalén, la carrera política de Hernández probablemente habría terminado hace algunos años.

La acusación contra Hernández no menciona a Israel, pero sí indica que, si bien Israel ayudó en la guerra contra las drogas de Estados Unidos, al mismo tiempo ayudó a distribuirlas.

Al menos de 2015 a 2017, cuando los ministerios de Defensa y Relaciones Exteriores de Israel supuestamente dieron permiso a NSO Group para vender su software espía Pegasus a las autoridades mexicanas, para usarlo en sus esfuerzos antidrogas y atrapar al jefe del cartel internacional de drogas de Sinaloa, Joaquín. Guzmán Loera (también conocido como El Chapo), los gobiernos de Netanyahu y los dos ministerios también estaban ayudando directamente a Hernández, quien era cómplice de El Chapo y el cartel de Sinaloa, a transferir toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

Según los cargos, la policía y las fuerzas armadas hondureñas, que recibían cargamentos de armas y suministros militares de Israel, también custodiaban los cargamentos de drogas bajo las órdenes de Hernández.

‘Amigo activo de Israel’

A fines de 2014, Netanyahu y los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa habían identificado al corrupto Hernández como el eslabón más débil y maleable entre los líderes latinoamericanos y, por lo tanto, el que podría ser el primero en aceptar trasladar la embajada de su país a Jerusalén en a cambio de diversos beneficios personales.

El 21 de septiembre de 2020, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió un comunicado que decía que Hernández “ha sido durante muchos años un amigo activo de Israel. Bajo su liderazgo, Honduras se convirtió en uno de los dos países de América Latina, y uno de los cinco en el mundo, en abstenerse con mayor frecuencia de las resoluciones a las que Israel se opone. En diciembre de 2017, Honduras fue uno de los pocos países que se unieron a Israel para votar en contra de la resolución de la ONU que se oponía a que Estados Unidos trasladara su embajada a Jerusalén”.

A finales de octubre de 2015, Hernández visitó Israel junto con el ministro de Defensa y el jefe del Estado Mayor del Ejército de Honduras. En una declaración oficial a los medios coincidiendo con la visita, Israel elogió los lazos de seguridad con Honduras y promocionó los valores compartidos de los dos países basados ​​en la democracia, los derechos humanos, el respeto por el estado de derecho, la pasión por el desarrollo y el crecimiento, y las aspiraciones de paz.

Sin embargo, solo dos meses antes de eso, 21 miembros del Congreso le pidieron al secretario de Estado de los EE.UU., John Kerry, que reconsiderara si la ayuda militar a Honduras estaba permitida bajo la ley de los EE. , secuestros y asesinatos de periodistas, estudiantes, activistas de la oposición, defensores de la distribución equitativa de la tierra y activistas en nombre de los derechos de los agricultores, los derechos de las personas sin hogar y los derechos de las comunidades indígenas.

Tras la visita de Hernández a Israel, los dos países firmaron un memorando de entendimiento sobre seguridad (febrero de 2016) y un importante acuerdo de seguridad (diciembre de 2016), bajo la dirección del entonces ministro de Defensa, Avigdor Lieberman. Entre la firma de estos dos acuerdos, la activista ambiental y de los derechos indígenas Berta Cáceres fue asesinada por las fuerzas de seguridad en Honduras el 2 de marzo. Más tarde ese mes, 60 miembros del Congreso escribieron nuevamente al secretario de Estado Kerry, exigiendo la suspensión inmediata de toda la ayuda de seguridad de Estados Unidos a Honduras hasta que se comprobó que las fuerzas de seguridad del país no estaban involucradas en violaciones graves de derechos humanos y se obtuvieron garantías de que los crímenes pasados ​​serían investigados y los culpables llevados a juicio.

A cambio del apoyo de Hernández a Israel en los foros internacionales, los gobiernos de Netanyahu armaron a las corruptas y violentas fuerzas de seguridad del presidente y ayudaron a su reelección en noviembre de 2017. La campaña de Hernández se centró en la afirmación de que él era “Sr. Seguridad”, quien finalmente traería alivio a los hondureños que sufrían a causa de las bandas del crimen organizado. ¿Y cómo haría esto? Usando la ayuda de seguridad israelí que se obtuvo gracias a él.

En el año anterior a las elecciones, Hernández emitió reiteradas declaraciones al público describiendo la ayuda militar israelí como “un gran salto” para las fuerzas de seguridad de su país, afirmando que Honduras nunca antes había recibido una ayuda militar tan amplia y que el histórico acuerdo fortalecería las fuerzas de seguridad hondureñas y darles forma para los próximos 20 años.

Aunque Israel suele sostener que no se involucra en los asuntos internos de otros países, un mes antes de las elecciones hondureñas, en octubre de 2017, el embajador de Israel en Honduras, Matanya Cohen, se reunió con el ministro de Defensa hondureño. Después de la reunión, el Ministerio de Defensa de Honduras emitió un comunicado oficial destinado a servir a la campaña electoral de Hernández, diciendo que el embajador Cohen dijo en la reunión que desde que los dos países firmaron el acuerdo, han estado trabajando para fortalecer la fuerza aérea y naval de Honduras. y fuerzas terrestres, y estaba muy orgulloso de las relaciones de seguridad entre Israel y Honduras.

Si bien los detalles del acuerdo de seguridad se clasificaron en Israel, el gobierno de Netanyahu no pronunció una palabra de protesta porque Hernández declaró con fines de campaña que implicaba una mejora de los aviones y helicópteros de la fuerza aérea, la adquisición de una nave patrullera con aterrizaje de helicópteros. pad, sistemas de comunicaciones para infantería, drones y dispositivos de monitoreo para el servicio secreto, sistemas de armas para el nuevo patrullero y otros barcos de la Armada de Honduras, y la construcción de un centro de coordinación de operaciones de seguridad. Parte de este acuerdo incluía equipos que también podrían usarse para la supresión de oponentes domésticos.

Además, los gobiernos de Netanyahu, y en particular los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa, aprobaron envíos de fusiles de asalto Galil ACE y Tavor a las fuerzas armadas, la policía y las unidades de comando fundadas por Hernández, que utilizaron medidas violentas contra la población civil. Los rifles se pueden ver en manos de soldados y policías hondureños en numerosas imágenes y videos publicados en las cuentas oficiales de Instagram y Facebook de las fuerzas de seguridad y el gobierno hondureño.

Debido a los estrechos lazos, y con el fin de impulsar la posición internacional de Hernández, en abril de 2018 fue invitado a ser el primer líder extranjero en encender una antorcha en la ceremonia del Día de la Independencia en el Monte Herzl, junto con un representante de Mashav (la Agencia Internacional de Cooperación para el Desarrollo) en la Cancillería, con la explicación de que Hernández participó en un programa de liderazgo de Mashav en 1992.

A raíz de las críticas generalizadas sobre una invitación que se extendió a un líder corrupto y violador de los derechos humanos, críticas que también incluyeron un llamado a los activistas de derechos humanos para que realizaran una protesta durante la ceremonia de encendido de antorchas, un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores le dijo a la periodista de Kan, Gili Cohen. que Hernández es “un alumno de Mashav que llegó a la posición más alta. Es el hombre que llegó más lejos. Es como un ‘chico del cartel’ para Mashav y lo que hace esta organización, que está celebrando su 60 aniversario».

Como resultado de las críticas en Israel y la vergüenza que causó la cobertura de los medios en Honduras y en todo el mundo, Hernández finalmente decidió no asistir a la ceremonia de encendido de antorchas por el 70 aniversario de Israel.

En noviembre de 2018, el hermano de Hernández, Juan Antonio Hernández Alvarado, fue arrestado en Miami por presuntos delitos de tráfico de drogas y armas. Además, durante varios meses hubo una crisis entre Hernández y la administración Trump debido a la gran cantidad de refugiados hondureños que habían huido a la frontera sur de Estados Unidos. Esto llevó a Trump a amenazar a Hernández con congelar la ayuda estadounidense a Honduras e imponer sanciones adicionales al país.

Netanyahu se dispuso a calmar las tensiones entre los dos líderes, y el 1 de enero de 2019, Netanyahu, Hernández y el entonces secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, se reunieron en Brasilia, Brasil.

Misión secreta

Netanyahu y los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa no estaban dispuestos a dejar ir a su “chico del cartel”, y el 1 de septiembre de 2019, Hernández regresó a Israel para asistir a la inauguración oficial de la oficina comercial de Honduras en Jerusalén. Para evitar que se repita la protesta pública provocada por su participación anticipada en la ceremonia del Monte Herzl, las autoridades israelíes no dieron a conocer ninguna información sobre la hora y el lugar de la apertura de la oficina comercial.

Esto fue muy inusual. Generalmente, cuando un jefe de estado extranjero viene a Israel, el Ministerio de Relaciones Exteriores publica un cronograma de la visita y lo distribuye a los medios de comunicación, como mínimo. En este caso, la visita de Hernández y su asistencia a la ceremonia fueron tratadas más como una misión secreta para evitar críticas y manifestaciones en su contra.

Resultó que, al menos inicialmente, no se abrió ninguna oficina comercial y la ceremonia, a la que asistieron el entonces diputado del Likud, Osnat Mark, y el rabino jefe asquenazí David Lau, se llevó a cabo en la entrada de un bufete de abogados privado en Jerusalén. Durante la ceremonia, la señalización a la entrada del bufete de abogados fue reemplazada por señalización del gobierno de Honduras, y luego se restableció la señalización original.

Las relaciones entre Netanyahu y Hernández eran tan buenas que Honduras no se atrevió a protestar por declaraciones de la Cancillería israelí que la presentaban como una república bananera sin intereses diplomáticos independientes propios, cuando confirmó la peculiar declaración de Sara Netanyahu cuando era entrevistada por Miri Regev durante una campaña electoral que la oficina de comercio fue todo su idea y su obra.

En junio de 2020, Hernández contrajo COVID-19 y la cuenta oficial de Twitter del primer ministro israelí publicó un mensaje personal de “Mejórate pronto” de “Sara y Benjamin Netanyahu” en nombre del “pueblo israelí” (porque todos saben que son su exclusivo y representantes eternos).

Cuando se inauguró la Embajada de Honduras en Jerusalén el 24 de junio de 2021, el ahora líder de la oposición Netanyahu tuiteó que era un “día festivo para Israel” y se atribuyó todo el mérito. Pero en una publicación de Facebook, también le dio crédito a su cónyuge: “Estoy especialmente orgulloso de mi esposa Sara, quien impulsó este importante movimiento”.

En la ceremonia, el canciller Yair Lapid y el primer ministro Naftali Bennett, quien anteriormente se desempeñó como ministro de Defensa y fue responsable de los vínculos de seguridad con Hernández en un momento en que este último reprimía violentamente las protestas en todo Honduras, se apresuraron a atribuirse el mérito del traslado de la embajada.

Al igual que Netanyahu, Bennett también se ve a sí mismo como el representante de todo el pueblo judío. Optó por ignorar las investigaciones y los procesos judiciales que se adelantan contra Hernández en Estados Unidos desde hace dos años y medio, y dijo en la ceremonia: “Bienvenidos a nuestra capital eterna, Jerusalén. Eres un verdadero amigo de Israel. El pueblo judío tiene una larga memoria, y usted quedará inscrito en las páginas de la historia como alguien que hizo un movimiento valiente y correcto por el Estado de Israel”.

El único que se atrevió a ser aguafiestas fue el periodista Amit Segal. Informó que Hernández afirmó que le prometieron que, a cambio del traslado de la embajada, Israel haría todo lo posible para evitar su extradición a los Estados Unidos, y que el ministro Eli Avidar también escuchó afirmaciones similares de Hernández sobre una promesa que le hizo Israel.

En una conferencia de prensa posterior a la extradición de Hernández a Estados Unidos el mes pasado, el fiscal federal del Distrito Sur de Nueva York dijo: “Honduras se convirtió en uno de los países más violentos del mundo durante la presidencia del acusado”.

Si bien la acusación y los procesos judiciales en los Estados Unidos han agregado algunos detalles picantes, se sabe desde hace muchos años que Hernández es un corrupto con vínculos con organizaciones criminales y narcotraficantes, y que las fuerzas de seguridad que construyó supuestamente para combatir el crimen eran en esencia ellos mismos una organización criminal.

Un fuerte recordatorio de esto lo brindan las oleadas masivas de hondureños que huyen de la violencia en su tierra natal y llegan a la frontera entre Estados Unidos y México. Solo en 2021, 309.000 hondureños -equivalente a un poco más que la población total de Haifa- intentaron ingresar a Estados Unidos por su frontera sur.

A pesar de todo esto, nada impulsó a los gobiernos de Netanyahu, a los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y de Defensa a detener la carrera para trasladar la Embajada de Honduras a Jerusalén. Ni la avalancha de refugiados que huyen de Honduras Ni los debates en el Congreso de EE.UU. sobre la corrupción y violencia del régimen de Hernández. Ni la acusación de Estados Unidos presentada contra el hermano de Hernández en 2019 por narcotráfico y los testimonios que se escuchaban en un juzgado de Manhattan sobre la participación del presidente hondureño en sus acciones. Tampoco las imágenes de policías en Honduras armados con fusiles de asalto Galil ACE y Tavor atacando a ciudadanos que se manifestaban contra el fraude electoral, la corrupción y el involucramiento de Hernández en las drogas y el crimen. Ni la revelación en mayo de 2019 de que el propio Hernández estaba siendo investigado por la DEA.

Rachel Chen, jefa de la Agencia de Control de Exportaciones del Ministerio de Defensa, rechazó insistentemente los llamados de los activistas de derechos humanos para detener los envíos de armas con la misma respuesta lacónica de que “el gobierno israelí considera minuciosa y cuidadosamente cada solicitud de licencia de exportación y la decisión es hecha únicamente de conformidad con la ley, previa revisión administrativa”.

Es curioso que, aunque Chen suele responder a los llamados para detener las exportaciones de seguridad afirmando que fue una decisión del Ministerio de Defensa coordinada con el Ministerio de Relaciones Exteriores, esta vez se esforzó en enfatizar que fue una decisión del gobierno israelí. ¿Es este un intento implícito de dar crédito a Netanyahu, o una alusión a las consideraciones políticas que estuvieron involucradas en el asunto?

El apoyo político y militar a Hernández recién ha cesado ahora que ha sido extraditado a Estados Unidos. De repente, desde el lado israelí solo hay un silencio incómodo.

El Ministerio de Defensa no emitió un comunicado expresando su orgullo por haber ayudado a salvaguardar cargamentos de droga. Netanyahu no se atribuyó el mérito de meter cocaína por las narices de los gringos, ni compartió nada del mérito con Sara, en realidad. El ministro de Cultura, Chili Tropper, no le pidió a Hernández que encendiera una antorcha en el patio del penal federal donde aparentemente pasará muchos años. El Ministerio de Relaciones Exteriores no elogió al «chico del cartel» que es el primer graduado de Mashav en alcanzar la presidencia y también el primero en ser extraditado a los Estados Unidos por tráfico de drogas. Y Bennett no anunció que Hernández y El Chapo quedarán inscritos en las páginas de la historia judía.

Al final de su obra maestra filosófica “El Kuzari”, el rabino Yehuda Halevy escribió: “Jerusalén no será reconstruida hasta que el pueblo judío la anhele con sumo anhelo, hasta que aprecien sus mismas piedras y polvo”. En otras palabras, la reconstrucción de Jerusalén solo puede ocurrir mediante el establecimiento de una sociedad basada en la moralidad y la justicia. Los gobiernos de Netanyahu y Bennett han demostrado que Jerusalén se reconstruirá a través del tráfico de cocaína y armas.

El escritor, abogado, trabajó junto a activistas de derechos humanos para detener los envíos de armas y ayuda diplomática de Israel al gobierno de Juan Orlando Hernández.

Fuente: HAARETZ

Lea también:Joven secuestrada resultó siendo que se había ido con el novio en Intibuca 

Click para más noticias en Google News.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

To Top